domingo, 27 de diciembre de 2015

Cosas del tiempo

No es que tenga un horario fijo para recordarlo pero casi siempre coincido todos los días con las horas en las que su recuerdo me sacude el corazón. A las 2, a las 4 y a las 6. Porque 2 más 4 son 6, más 6, son 12, como los meses del año que llevo esperándolo. Él no lo sabe, creo que no se ha dado cuenta, pero sus recuerdos armonizan mi vida. Tampoco sabe que lo recuerdo siempre que llueve y todos esos domingos en los que no sale el sol. No sabe que el recuerdo de su sonrisa funciona como brújula que capta mi atención. Lo extraño, mucho más a cinco para las 12, cuando el calendario esta anunciando que llego un nuevo día. Cuando me hace olvidar del pasado que tuve. Cuando estoy de mal humor, cuando todo sale mal y recuerdo su calma. Desconoce que lo recuerdo siempre, así como se recuerda todo aquello que le hace bien a la vida. Le escribo casi siempre a las 10, tarde, cuando todo está a oscuras y sus recuerdos me invaden. Sea como sea, lo quiero, estando cerca, lejos, siendo diciembre, octubre, abril, enero, julio o febrero. Lo quiero a destiempo, sin un despertador, sin tiempo, sin miedo a caer, sin miedo a decir que si y sin latitudes que me hagan odiar el mar.

Pero creo que eso tampoco lo sabe porque en otra línea temporal no lo extraño como lo hago ahora, porque allí, en otra línea temporal, él no se ha ido, él está ahí, cerquita de mí.


miércoles, 23 de diciembre de 2015

Contigo


Quiero algo que me sacuda
que me haga entrar en razón
que me rompa en dos

Tú abrazándome
Tú cerca
Tú aquí.

Quiero que el viento me despeine
Que alborote mi cabello
Que me traiga un sinfín de recuerdos.

Quiero tu voz cerca de mi oído
Quiero tus manos cerca de las mías
Nuestros latidos al compás de la respiración

Quiero ser fuego
Encenderme sin quemarme
Vivir eternamente
Con los pies descalzos
Y el alma de cabeza

Quiero que viajemos
Perdidos sin brújula
Recorriendo fronteras
Enredados en la misma ruta

Porque ya tengo la mochila lista
Y las ganas de volar
Contigo.


lunes, 21 de diciembre de 2015

La memoria


Una vez escuche que nuestra memoria tiene vida propia. Pues bien mi memoria tiene vida propia, me inquieta y mucho. Falla. Me hace deambular por recuerdos que no sé si son míos, me presiona, me esclaviza, me mantiene cautiva. Me hace ir y venir, me hace dar volteretas una y otra vez. Es un rompecabezas que me parte la cabeza en dos. No me deja avanzar. No sé si ella esta aferrada a mi o soy yo la que se aferra a ella. No sé si pretende ser ese pasado que quiere quedarse a vivir eternamente en el presente y yo, la quiero lejos. Me atormenta. Me hace mal. ¿Cómo algo que es tuyo puede hacerte mal? Es rápida, intuitiva, no busca excusas. Aun no entiendo cómo funciona su mecanismo pero me sienta fatal. Va uniendo recuerdo por recuerdo cual rompecabezas. Mi memoria está viva, latente, persistente e inquieta. Va y viene. Mi memoria falla y es allí cuando no sé si esto es un sueño, un recuerdo, mi imaginación o esto es realmente lo que sucedió. Sea como sea mi memoria me inquieta y mucho.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Pasado


El pasado está ahí parar recordarnos de donde somos y porque pesan tanto los recuerdos. Esta allí para enseñarnos a escalar la montaña y perderle el temor a los errores. Para enseñarnos a disfrutar la vista. Para hacernos ver que todo lo que reclamamos ayer no sirve de nada si ya no tienes nada hoy. El pasado está ahí para empujarnos al presente, para vivirlo, para disfrutar las segundas oportunidades. Para remendar los daños causados, cerrar las heridas  e intentar contrarrestar las secuelas y para disfrutar la alegría. El pasado no está ahí para frenarnos, ni para conformarnos con lo poco que hemos vivido.
Esta allí para enseñarnos a aprender
Para saber cuándo debemos desviarnos de la ruta equivocada
Para explorar
Para tener valentía
Fuerza
Para amar
Para agradecer

Porque el pasado está allí para recordarnos una y otra vez que no importa lo largo que sea el camino, siempre, hay que recorrerlo sin rendirse.

martes, 8 de diciembre de 2015

Desenterrando historias

Después de mucho tiempo de amor y desamor, de sueños rotos y promesas no cumplidas, decidimos tomar caminos separados, usted por el sur, yo perdida en algún lugar del norte. Sin brújula y solitaria. En fin, una parte de mi volvió a ser lo que era antes de conocerte. Me fui por donde pude, me llene de trabajos, salidas, pasa tiempos aburridos y cosas con tal de no pensar. Evite tu nombre de cualquier forma posible, llegue a negar tu existencia. Así fue como termine perdida en medio de un caos, intentando olvidar algo que parecía imposible, hasta que entendí que para superar se debe afrontar. Decidí fluir con el problema y no chocar contra él, decidí entregarme a las vertientes del desamor y del olvido, decidí por primera vez no caminar en contra de la corriente y afrontar el dolor. Entonces un día todo comenzó a desaparecer, se esfumo. Fue raro ver cómo te ibas yendo de a poco casi sin rastros. Así llego el día en el que supe que ya no te necesitaba, que ya no eras esencial, así fue que comprendí que lo mejor del final es el comienzo que viene detrás. 

viernes, 4 de diciembre de 2015

Epílogo

No volvimos a hablar.
No volvimos a pasar.
No volvimos a coincidir.
No volvimos a hacernos reír.
No volvimos a ser salvajes.
No volvimos a amarnos.
No volvimos a odiarnos.
No volvimos a pelear.
No volvimos a celarnos.
No volvimos a vernos a horas no adecuadas.
No volvimos a hacer planes.
No volvimos a compartir café.
No volvimos a ver películas.
No volvimos a llamarnos.
No volvimos a interesarnos por el otro.
En resumidas cuentas: No volvimos
Y ese fue el mejor final que pudimos conseguir
Y te lo agradezco.

viernes, 27 de noviembre de 2015

De memoria fugaz


Recuerdos esparcidos por mi almohada antes de irme a dormir para nunca olvidarme de todo lo que pase para llegar hasta aquí, para llegar a ser alguien de corazón frágil en silencio y memoria fugaz. Sombras que se cuelan entre las persianas de mi habitación, intermitencia de nostalgias porque tengo falta de ti. Y aquí estoy, escuchando una canción triste, acorde con lo que está transitando mi corazón. Una noche más con tu ausencia preguntando si me encuentro del lado correcto del camino, preguntándome si lo que sientes es igual a lo que siento yo. Ilusión o realidad, no sé, pero nos falta mucho por vivir y esto podrá parecer efímero, irregular, algo tan básico y cliché que para el resto pase de largo, pero no para ti, por favor, no para ti.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Mi mundo es más frío sin tu sonrisa


Te quise mucho
Aun cuando los latidos perdieron la melodía y las preguntas dejaron de tener importancia 
Te quise con cada una de tus palabras desarmadoras 
Hasta cuando rompieron mis esquemas y puñalearon mis versos
Te quise mucho 
Hasta cuando no entendía que nuestra eternidad tenía sentido y buscaba saber que era el amor
Te quise mucho 
Hasta aprendí a querer tus cicatrices y olvidos 
Creaste un cielo en medio de un gigante caos 
Te quise mucho 
Hasta que entendí que la vida se veía mejor y más llevadera entre tus brazos 
Hasta que tus pies se posaron junto a los míos desapareciendo el frió
Te quise mucho 
Hasta cuando te burlabas de mi baja estatura 
Quise tu silencio y manías 
Quise vivir con tu risa como el soundtrack principal de mi vida
Porqué mi mundo es mucho más frió sin ella 
Te quise mucho
Hasta cuando te abrazaba en medio de la nada solo para que no tuvieses frió 
Te quise mucho 
Hasta que todo lo que empecé a escribir comenzaba a tener un sentido 
Hasta que encontré un norte 
Hasta que encontré un destino 
Te quise mucho, sí, es verdad, pero ahora te quiero mucho más.
Te quiero mucho más y espero nunca encontrar alguna razón para dejar de hacerlo.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Pura felicidad (2)

Detener el tiempo
Con una mirada
Que cambia todo
Con unas manos
Que inician un nuevo camino en mi espalda
Detener el tiempo
En un sueño
En la canción que no para de reproducirse
En el frió que nos acerca
En la historia que nos cuenta
Y una vez detenido el tiempo
Hacerlo infinito
Universo
Magia
Volar juntos
Y olvidar que existe

Porque de todas las maneras de amar, yo prefiero la espontanea que  improvisa a tal punto de hacernos enloquecer…Y olvidar que el tiempo existe.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Pura felicidad


Pretendía escribir sobre el viento o la lluvia que no ha dejado de caer.
Pretendía escribir de los suspiros 
De este día que no llega a su fin 
De tus pasos y de la distancia 
Pretendía escribir de los anhelos y miedos 
Del clima de este lluvioso noviembre 
Y de todos los días que faltan para que sea diciembre 
Pretendía hablar de los brazos que me dan magia 
Y del olvido que renueva mi alma 
Pero no pude 
Mi musa se negó a hablar una vez más 
No quiso darme explicaciones 
Aunque entre líneas quiere que hable de ti
Que te describa
Que te transforme en poesía 
Que hable de lo que provocas y de las sonrisas que despiertas
De todas las madrugadas que nos faltan
De los abrazos necesarios 
Yo pretendía escribir sobre las cosas lindas que tengo en la vida 
Y al final lo hice
Una vez más, hable de ti.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Ausencia

Sí, es cierto, aun me sigue doliendo que no estés. A pesar de estar acostumbrada al silencio cortante y a la indiferencia que apuñala, me sigue doliendo igual que cuando alguien se aleja a propósito. Y para alejarse no es necesario irse, hay personas que están y al mismo tiempo su mente está a miles de kilómetros. Generalmente uno tiende a culparse ¿Qué hice mal? ¿Qué no hice? Y a pesar de tener la piel salada y mojada por las lágrimas, nunca dejo de sentir el hueco que la gente deja cuando se va y más cuando la huida es apresurada. Nunca dejo de sentir el frió del adiós, de tener la mirada perdida  y del dolor que aun deja el insomnio cuando la causa es por tu nombre. Sí, es verdad, me duele que no estés pero no te quiero de regreso, finalmente he entendido que hay personas que es mejor quererlas de lejos, que es mejor abrazarlas a la distancia, dejándoles en claro que siempre le desearemos lo mejor pero que nuestros caminos ya no deben estar unidos. Pero cuesta tanto desacostumbrarse que la tarea se vuele difícil pero nunca imposible.

Una vez más todo este montón de ausencias transformadas en palabras tienen nombre y si, la respuesta eres tú.


sábado, 31 de octubre de 2015

Decir adiós

                                     


Estoy acostumbrada a alejarme de las personas en silencio. Despidiéndome sin avisar y alejándome de ellos. Nunca se dan cuenta cuando digo adiós, porque hago tanto silencio que tienden a pensar que estoy distraída. Están tan absortos pensando cual es el destino y que quieren hacer al llegar, que no se fijan por lo que está pasando su acompañante. Y no los culpo, las personas tienden a darse cuenta muy tarde que me he ido. Lo notan una vez que ven el frió en mis ojos o cuando mis abrazos han sido negados. Lo notan cuando voltean hacia atrás y no me ven en el camino. Estoy acostumbrada a alejarme de las personas en silencio, pero al menos tengo la valentía de hacerlo. No finjo sentir amor donde no lo hay, no se quedarme en un lugar en donde no encajo y no voy intentando rescatar algo que nunca existió. No lo veo como cobardía, pienso que uno se aleja de alguien mucho antes de decirle adiós. 

Sea como sea, me despido de ellos en silencio y nadie puede reprocharme lo que he hecho, porque todas esas personas se han ido primero y el ruido con el que lo han hecho a dolido más que el silencio con el que yo me he despedido.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Se busca


Despierto y no recuerdo cuando fue que la vi por última vez, solo sé que estoy respirando rápido, que mi corazón parece latir a mil por hora y que no hay nada más perturbador que los sollozos que escucho a mí alrededor. Creo que son de ella. Y la veo, acostada en su cama, respira rápido como si estuviese teniendo una pesadilla. Entonces recuerdo todo en cámara lenta, parece que hubiese sido ayer cuando caminaba a la par con ella, pero es que le he perdido de vista tantas veces que aunque su ausencia ya es normal, todavía no me acostumbro a vivir sin ella. La otra vez, recuerdo haberla visto maquillándose frente al espejo. La vi y por primera vez en mucho tiempo ella me vio. No hizo nada. Creo que no recuerda que he vivido con ella los peores momentos de su vida, que siempre he estado cerca, incluso cuando se coloca los audífonos e intenta olvidarse del mundo que existe a su alrededor. No puede hacerlo. Le pesan los hombros y le duele cada costilla al respirar. Ella cree que puede hacer todo y la verdad es que sola no puede. Esta pérdida, ida, atolondrada. Y eso me preocupa. Es triste que este así, ya no sé quién es. La estoy viendo de cerca, muy cerca, tan cerca que casi puedo tocarla. Le pido que regrese, pero ella no quiere.

(Y yo no sé si quiero regresar, aunque confieso que me extraño mucho, identidad.)


miércoles, 7 de octubre de 2015

Ya


Ya amé a quién no quería amar. Ya amé a quién no me quiso amar. Ya mire tantas veces a la nada que ya la nada se transformó en todo lo que miro. Ya me aferre a los brazos de alguien por miedo. Ya sentí tanto miedo que no siento mis brazos. Ya pase noches llorando hasta quedarme dormida. Ya me he ido a dormir tan contenta que no he podido quedarme dormida. Ya aprendí que la perfección no existe. Ya conocí a mucha gente que dice ser “perfecta”. Ya ame a personas que me hirieron, ya herí a personas que me amaron. Ya pase horas frente al espejo buscando una respuesta en mi reflejo sobre quien soy. Ya tuve esa respuesta tantas veces que ahora tengo la duda si soy real o no. Ya dije mentiras y me arrepentí en su momento. Ya fui sincera y de eso, también me arrepiento. Ya he fingido no darle importancia a lo que dicen los demás. Ya he pasado noches pensando en lo que piensan de mí los demás. Ya solté lágrimas de absoluta tristeza, ya solté lágrimas de absoluta felicidad. Ya fui imprudente tanto como para odiarme. Y ya fui prudente tanto como para arrepentirme. Ya tuve ataques de risa cuando no debía reír. Ya fui una niña regañada por un adulto, y ahora me ha tocado ser un adulto que regaña niños. Ya extrañe mucho a alguien y nunca se lo dije. Ya calle cuando debía gritar. Y ya grite cuando debía callar. Deje de decir lo que realmente pensaba solo por agradar a los demás, otras veces hable lo que pensaba para molestar a otros. Ya fingí ser lo que no soy para encajar en un grupo y ya soy lo que soy para no encajar en ningún grupo. Ya me he caído infinidades de veces. Ya he aprendido a levantarme a pesar de los rasguños. Ya estuve sumergida en la oscuridad estando completamente sola, y ya la oscuridad y yo somos mejores amigas. Ya soñé tanto a tal punto que termine perdida en un sueño sin fin. Ya tengo la certeza que uno nunca termina de escapársele a la realidad. Ya le escribí con quien no quería hablar solo para no hablarle a quien quiero. Ya necesite tanto un abrazo a tal punto que ya no sé si pueda dar alguno…Ya tuve tanto miedo al punto de desear la muerte y ya el miedo tuvo tanto miedo de mí, que deseo su propia muerte.

Así que ya saben, a mí no me vengan con charlas motivacionales sobre el deber ser, sobre reprimir lo que siento o sobre demostrarlo. Porque ya he pasado por todo eso antes y lo hice sola. Ya no se ir por la vida diciendo mentiras, ni inventando historias solo por agradarle a los demás. Ya no se fingir amor donde no lo hay. Ni simpatía donde hay hipocresía. Ya no se caminar si no es volando y no me digan que me apegue a una estricta forma de ser, solo por no desentonar con el sistema. ¿Quién inventó el sistema? Para decirle que ya no se fingir lo que no soy. Ya tengo la seguridad de saber quién soy, tanto como que ya sé que no seré esta versión de mí por mucho más tiempo del que llevo siéndolo.


jueves, 17 de septiembre de 2015

El juego


Costumbre es lo que nos mantiene escondidos detrás de las excusas, es eso que nos deja sin oportunidades. Es como si constantemente estuviéramos escribiendo una historia sin final feliz, medimos el amor que recibimos del otro y culpamos al tiempo. Nuestra paciencia es tan corta como larga es la distancia y solo cuando vemos al otro irse es cuando avanzamos un paso, entonces estas junto a quien quieres y al día siguiente no, y retrocedes 10 pasos más. Y así constantemente. A veces parece que fuésemos reaccionarios en la vida, solo cuando vemos que algo se aleja avanzamos, del resto no, porque tenemos la tendencia a pensar que la gente siempre estará ahí y la mayoría de las veces no es así. Y cuando más tiro de la soga que nos une más lejos te veo. Cuando más siento que tensas la soga, más miedo tengo a romperme. El juego es no seguir el juego y eso rompe mis reglas, voy tachando casillas del tablero y no creo que encuentre la forma de seguir el juego. No sé si cortar la soga y esconder el tablero o si debo botar tus fichas. Ya no sé si quiero. Ya ni se si puedo.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Mi corazón

Mi corazón no es aeropuerto donde puedes hacer escala cada vez que te plazca
Tampoco es parque de diversiones
Mi corazón no es un refugio para cobardes
No es escalón
Ni un banco de mentiras
Mi corazón no es una zona turística, para viajeros sin rumbo
No es un hotel barato donde puedas llegar a pasar la noche
Mi corazón no es una segunda opción
Es un remolino de sentimientos, pensamientos y errores
Es un sinfín de historias, de sueños, de anhelos
Es una contradicción
Frágil
Fuerte
Es de aquel que no quiera usarlo como un juguete
Es de aquel que quiera amarlo
Es de aquel que quiera rehacerlo

jueves, 20 de agosto de 2015

Valiente


Una y otra y otra vez la vida se encarga de darte esas sacudidas que más que acomodar todo te dejan desorientada.
Sin mapa
Sin brújula
Sin un horizonte
Pero con la valentía intacta
Indestructible
Manteniéndome despierta
Con ganas de seguir
Con aliento de sobra
En medio de tanto caos y aunque hoy todo parezca un desastre
Aunque parezca que el camino es un abismo
Sé que hay algo que me impulsa
Que me mantiene creyendo
Después de tanta inestabilidad
Aquí no termina
Al contrario
Comienza una nueva carrera
Porque no importa cuántas veces la vida intente hacerme pedazos, siempre, de esos pedazos nacerá una mejor versión de la persona que soy. 


miércoles, 1 de julio de 2015

Te desconozco



Te desconozco, ya no sé quién eres. No queda nada de la persona a la que un día quise. No hay rastros de quien me hizo sonreír y sentirme viva alguna vez. Recuerdo haber descubierto muchas cosas en ti, cosas que hoy en día no encuentro. Te perdiste entre un montón de sentimientos. Me tuviste entre tus dedos y me dejaste caer al caliente concreto. No estas ni oculto entre las sombras, te desvaneces. Eres un escapista de primera. Ni la claridad me hace encontrarte, no te reconozco, no sé quién eres. Recuerdo que prometiste quedarte aquí y ya no estas. Prometiste sostener mis miedos y lo que hiciste fue liberarlos para atacarme. Ahora me persiguen y me arrastran a lo que no quiero ser. Prometiste protegerme y ahora estoy acá, muriendo del frio. Todo desaparece.

Te desconozco.

Ya no sé quién eres.

martes, 31 de marzo de 2015

Carta abierta: A quién le pueda interesar


Llego el día en el que tuve que decir adiós, a golpe, sin chance a dolor. Cansada de perder en horas hábiles e inhábiles. Me fui sin maletas, porque no quería traer malos recuerdos a mi nuevo destino. Me fui caminando con la seguridad que por primera vez, estaba haciendo lo correcto. No llevaba nada a rastras porque lo di todo. No necesitaba definir un rumbo. Podría haberme quedado y luchado. Pero no quiero. No se estar en dos lugares a la vez. No quiero regresar. No quiero seguir compartiendo el café con la misma persona. No quiero seguir respirando un aire tan hostil. No quiero llegar y no encontrarme. No quiero seguir con la sensación de sentirme a kilómetros de distancia cuando en realidad estoy cerca de ti. No quiero, no lo merezco. No estoy incompleta porque siempre una pequeña parte de mi ha estado rota, pero la verdad ya no sé si he dejado de entender o he comenzado a entender demasiado. 

Nota de la autora: No se tome esto personal pues puede que quede aturdida o perdida como una vez quede yo.

lunes, 2 de marzo de 2015

He


He tropezado con muchísimas piedras y me he encariñado con cada una de ellas.
He aprendido a no darle mas valor del que se merecen algunas cosas.
He volado en muchas direcciones hasta perderme en todos los lugares donde alguien puede esconderse.
Me han roto el corazón, he roto el corazón y he sobrevivido a los dos.
Aunque me pese lo último.
He caído unas cuantas veces y no ha sido suficiente aun.
Me he echado limón en la herida y he abierto heridas ajenas.
He pasado mucho tiempo a solas, conmigo misma, descubriéndome.
Y no, no he podido encontrar todas las respuestas a lo que necesito.
Quizás porque lo que necesito ya no esté aquí, conmigo.
He perdido tiempo.
He perdonado. Me han perdonado.
He sido otra totalmente diferente a lo que alguna vez fui.
Me han destruido. He destruido.
He ganado y he perdido.
He hecho nada, haciendo de todo.
Me han lastimado, me he lastimado y he lastimado.
He cometido muchísimos errores.
He sacado algo bueno de todos ellos.
He encontrado sitios nuevos.
He olvidado lugares a los que prometí volver.
Me he perdido mil quinientas veces.
Y
Finalmente

Me he encontrado.

domingo, 22 de febrero de 2015

Finalmente


Una vez me lance al vacío
Al final de una piscina que no sabría si estaría llena
Termine rota
Perdida
Convertida en algo de lo que tanto me había reído
Termine sin un norte
Odiando la intermitencia en la que se había convertido mi vida
Con la impotencia de no poder hacer nada
Con el vació detrás de mi
Y tú, solo me regalabas lejanía
Y, finalmente me enfrente
A la aventura de continuar sin alguien
Al vértigo de sentimientos

Al adiós que ya es rutina

martes, 13 de enero de 2015

Iba


Iba
Venía
No sabía lo que era estar en un sólo lugar por mucho tiempo.
Vivía en movimiento
Desaparecía una y otra vez
Sin aviso
Así tal cual como se introdujo a mi vida
Sin permiso
Sin tocar la puerta
Es un alma libre
Arrasa con todo a su paso
Así
Tal cual
Como arrasó conmigo
Llegó a invadir el espacio que mi alma tenía libre y no supo quedarse
Él nunca quiso quedarse

Y yo, lo quise, de una forma que pocos entenderían.