miércoles, 28 de diciembre de 2011

Ven acá y hazme un favor


Ven acá y hazme un favor, no discutas, no pelees, no grites, no jures y no llores. Déjalo ir, aliviánate. Haz de cuenta que no escuchas nada. Coloca tu esfuerzo y has que entre por un oído y te salga por el otro sin que traspase a tu mente. Finge que eres ciego, sordo e incluso cambia si es necesario pero no te enfades, respira profundo cuenta hasta diez o incluso hasta mil, aguanta la respiración y piensa en los buenos momentos, colócate un buen disfraz y sonríe como siempre.
Porque te puedo asegurar que  a veces es mejor ser feliz que tener la razón.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Estas en la puerta equivocada IDIOTA



Debo de estar volviéndome loca porque veo tu nombre en cada esquina, todas las mañanas y en los siete días de la semana, cada vez que escucho que alguien se llama igual que tu volteo con la esperanza dentro de mi corazón, no nos engañemos esta vez con que esta historia es un cuento de hadas, porque simplemente mi corazón es inteligente y aun no cede en esa batalla, todavía siento esa sensación desbordante en el pecho, esa  emoción por el amor... Esperando todos los días a que estés en mi puerta, demonios ¿acaso no te das cuenta de que estas tocando a puerta equivocada idiota? Si lo que buscas es herirme con tu indiferencia créeme ya lo estás logrando, dices ser maduro porque ya no usas tu pijama de autitos, ni juegas con tu Nintendo, sin embargo sigues siendo ese chico inseguro porque de tantos juegos que hay en este mundo escoges mis sentimientos como tu mejor entretenimiento.

Y si te sirve déjame decirte que ahí en donde estas tocando ya no estará más mi cansado corazón esperando.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Una coleccionista de Sonrisas.

 
Desde que tengo uso de razón llego a perder la noción del tiempo con tan solo ver sonreír a los demás, me hacen reír, me inspiran, me llenan de paz aunque suene algo cliché para muchos, aunque si miro siempre hacia atrás es cuando los buenos recuerdos en mi mente comienzan a flotar, por cada sonrisa una fotografía, un recuerdo, una historia, una página nueva en mi vida, como quisiera regresar a esos días en los que correr, jugar, pintar con los dedos y bañarme en la lluvia eran la máxima diversión y la mayor preocupación: Un simple resfriado, Como olvidar esos días nublados y ese extraño e embriagante olor a lluvia? el viento soplando fuerte  meciendo mi pelo de un lado a otro, sé muy bien que crecer es parte del ser humano, que es parte de nuestra esencia, pero nunca está de más mirar hacia atrás y ver  a mi niña interior que aún sigue sonriendo…
 
{Sonrío}

domingo, 11 de diciembre de 2011

Desde el baul de mis recuerdos




Tengo que escapar. Tengo que deshacerme de todos esos recuerdos que me persiguen. Tengo la necesidad de tener mi mochila, colocarla sobre mi espalda y ir a alguna parte lejos de aquello que me rodea. Tengo que salir de este abismo que me mantiene intranquila. Tengo que escapar de esta prisión de pensamientos y dejar de sentir. Tengo que congelar mi corazón otra vez, no volver a sufrir. Tengo que dejar de ser tan estúpida para dejar el punto en que dejo mi propio orgullo y salgo a buscarte. Tengo que irme lejos y nunca tener noticias de mis sentimientos. Necesito estar a solas y colocar las cosas en su lugar. Estoy cansada de ser una piedra que altera tu vida y ser alguien que no puede transformar su propia vida.

Me tengo que ir…...

lunes, 28 de noviembre de 2011

Lo que acostumbraba a hacer



Yo a acostumbraba a muchas cosas, acostumbraba a preocuparme excesivamente por los demás cuando muchas veces solo recibía respuestas evasivas, acostumbraba a no llorar en frente de la gente por miedo a que me preguntaran que te ocurre… como si muchos de los que me lo preguntaron alguna vez les importara hoy en día, acostumbraba a decir que si cuando en realidad debía de decir que NO…. A eso acostumbraba yo, a no vivir, a no experimentar, a no lograr lo que yo quería… hasta que un día todo se detuvo ahí fue cuando me di cuenta que estaba perdiendo tiempo que JAMAS iba a regresar…. Ahora? Acostumbro a vivir mi vida no la de otros….
Al igual que las estaciones del año, la gente tiene la capacidad de cambiar. No sucede a menudo, pero cuando sucede, casi siempre es bueno….

sábado, 26 de noviembre de 2011

Carolina… Una frenética vida.


Ella vive mirando a la nada en busca de un "todo". Le encanta mover frenéticamente su pelo para ella es un hábito al que ya le es difícil renunciar. Vive tomando café, leyendo libros, encerrada y llorando, aunque todo el tiempo este diciendo que se la pasa de “Fiesta” ella sabe que ese es su trabajo “actuar”. Discretamente cruza sus manos y gira el pulgar todo el tiempo, ella sabe que eso es uno de sus caprichos tontos.  Vive sonriéndole a todos aunque ella dice que eso es solo para guardar y seguir con las normas. Saluda a la gente con un "buen día"… por dios… ¿Cómo puede ser un buen día si tu vida va a pasos agigantados? Sé que ella realmente quiere que sus días sean tan buenos como la gente piensa que son, pero si ella no decide ayudarse a sí misma…. ¿Cómo diablos la ayudo yo?.

domingo, 20 de noviembre de 2011

El derecho a llorar.


Yo admito que he llorado mucho, he derramado unas cuantas lágrimas de nostalgia, he llorado por la presencia de ciertas personas, he llorado por la ausencia de varias de ellas, he llorado de alegría y tristeza. He llorado por tonterías, lo sé de una cosa pequeña hacia una tormenta. Afortunadamente para mis ojos esta fase ya ha quedado atrás. Tal vez ya no lloro como antes, porque pienso que parte de mis lágrimas se han agotado hace mucho, pero si de algo estoy segura es que cuando lloro delante de la gente, creo que es porque llegue a mi límite.

Porque ciertas personas piensan, que debemos escuchas las cosas que nos duelen y que no tenemos el derecho a llorar.

Cansada me detengo y pienso si esto es lo que merecemos…

lunes, 7 de noviembre de 2011

Llorar.


El llanto es como la lluvia, purifica, hidrata, produce rejuvenecimiento, las causas son parecidas, con la lluvia muchas veces se cierran las puertas, pero aun así quedan ventanas abiertas. El llanto no te alivia en nada si lo mantienes dentro del pecho solo hace que reprimas cosas que tiempo después te darás cuenta que debiste decirlas. Llorar muchas veces es mi refugio en este cuerpo tan pequeño, son sentimientos opuestos, los deseos y las lágrimas terminan saliendo así sonrías todo el tiempo. Muchas personas viven llorando por dentro, llorando en silencio, con lágrimas en voz baja llega un momento en el que te cansas de todo eso. Llora todo lo que quieras si lo necesitas luego sacúdete las lágrimas y sigue adelante siempre pensando en aquello que quieres lograr….
 
Así fue como vi mi reflejo en el vidrio de un auto mientras mis lágrimas se perdían bajo la lluvia…

jueves, 3 de noviembre de 2011

Tal vez.



Tal vez mi miedo a perderte es muy grande. Puede que siempre he temido que seas como los demás.  Tal vez te cansaras y tendrás que terminar, lo que sea que tengamos. Tal vez muchas veces te digo que no, solo para ver hasta donde llegas a insistir.  Tal vez quieres ser el dueño de mis sonrisas.  Pero quiero que sepas que el único que me importa eres tú, no quiero perderte como he perdido a gente que decía ser mi amor, quiero que te quedes conmigo para siempre. Sé que todo será inolvidable, sólo te pido que esperes un poco. Te quiero y no me canso de decirlo. Porque esto es más fuerte que yo, trato de negar constantemente todos estos sentimientos impulsivos, diciéndole a todo el mundo que solo eres uno más, pero mis ojos me delatan, brillan cuando hablo contigo, cuando digo tu nombre, cuando me hacen burlas y gente que ni trato de la nada dice: ¿Sigues con él?...Oh si esto que siento hacia a ti no es algo pasajero y lo sabes.

"Ahora me pides respuestas, poner etiquetas a mi corazón".
 Solo espera un poco porque sé que al final de darás que cuenta que tanta espera valió la pena.

domingo, 30 de octubre de 2011

Mi amigo el techo.







Todos los días una rutina, intento pasar la página pero el viento sopla con fuerza y termina regresando a la página en la que estaba, bajo los escalones tratando de saltar aquel que cruje y está roto, pero siempre me pasa lo mismo y al final termino derrumbándome en el último escalón… o quizás en el último momento, mis dedos tiemblan y viven entrelazados, se me derrama el café sobre la alfombra constantemente  y cuando algo no me gusta tiendo a arrugar la nariz y a cerrar los ojos deseando que sea un sueño, subo a mi habitación y miro a el que siempre será  mi mejor amigo… El techo, ese que me ha visto llorar tantas veces,  ese con el que peleo y le grito mis problemas, así parezca loca escucha sin replicar y me ve llorar sin decir nada ni burlarse… Mucha gente cree conocerme a fondo,  pero por algo tengo escrito en mi techo “nunca terminas de conocer a nadie”  y es cuando pienso que hoy en día no sé si afirmar que alguien me conoce realmente… porque hay veces en que me miro al espejo y aún quedan rasgos de cuando ni yo misma sabía quién era… rutina, confusión…. No lo sé, solo sé que pase lo que pase mi techo siempre va a estar ahí.

jueves, 27 de octubre de 2011

Confesiones #2.


Ven a cuidar de mí. Me haces sonreír. Abrázame fuerte y no me dejes salir si quiero. Perdida en tus brazos, tus besos y tus abrazos. Canta para mí. Cuéntame tus sueños y temores. Gira al mundo sólo para nosotros. Yo no estoy en ninguna parte, excepto a tu lado.  Te quiero... por completo, no a medias. Solo es el miedo lo que me aleja… Déjame que te llame un tonto, idiota y decir que te odio. Dime que soy hermosa cuando estoy enojada. Toma el pelo de mi cara y mírame sin decir nada, sólo mírame. Estropea mi vida. Olvida todo y quédate conmigo para siempre.

"Y ganas de decirte que no hay nadie más, que te ame, sin medidas."

sábado, 22 de octubre de 2011

Amores platónicos.



“A las 6 menos un cuarto los viernes” Lo veo a través del cristal el concentrado en su trabajo…Yo tomando café, fingiendo que espero a que vengan por mí, cuando en realidad estoy concentrada en sus ojos, en sus manos y su cabello todo despeinado, volteas a verme y me sonríes como siempre, esa sonrisa que hace que tu cara se ilumine… Ahí estas “amor platónico” tan cerca pero a la vez tan lejos… Separados por el paso del tiempo, verte los viernes ya es una rutina… Aún recuerdo la primera vez que te vi a través de esa vitrina… hace 3 años atrás… Siempre me pregunto lo mismo ¿Algún día me atreveré a preguntarte el nombre chico de ojos azules? Espero que sí. Nunca pensé que serias el protagonista de mi novela favorita…Aunque sé que  nunca seremos un perfecto “cuento de hadas” porque en este juego siempre jugué sola…Tranquilo solo eres mi amor platónico. 
Creo.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Espera.





Y una vez más, estaba aquí, sentada en la esquina de mi habitación, con la mirada fija sobre mis dedos temblorosos entrelazados, llorando, sintiéndome algo defraudada, pensando en todas mi lagrimas perdidas.. Tratando de entender, porque  a veces me  sentía así, tan estúpida, tan ingenua como para pensar que alguien se preocupaba por aquello que tiempo después entendí que para muchos carece de sentido común.  Eso duele, duele mucho, pero trató de no mostrarlo, aunque muchas veces sea casi imposible. El reloj de la pared ya no me llama tanto la atención. Tampoco este café que ya se enfrió. Trato de mantener mis ojos fuera de nuestras frases olvidadas sobre aquella vieja conversación. Tú sigues huyendo de mí y te vas a donde mis brazos no pueden llegar. Y el retraso provoca todas esas preguntas molestas que surgen en mi mente una vez más. ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué todavía espero? ¿Quieres venir?  No me importa... Sólo espero que pronto llegues y te sientes delante de mí, porque tengo que recriminarte por todos los días que pasé preocupándome por ti. Quizás lo único que realmente necesitaba era de un abrazo pero no de los míos, sino de un abrazo de alguien real, quizás necesitaba escuchar palabras dulces que vienen realmente del corazón. Pero tanto de eso no es nada bueno porque muchos dentro de una enorme multitud miran a su lado y no hay nadie, todo está solo…
Vuelve a mirar siempre tienes a alguien: Tú mismo.

domingo, 16 de octubre de 2011

2009




He estado ahorrando muchos sentimientos innecesarios dentro de mí últimamente. He estado tropezando con ellos un montón  de veces y  es lo que me impide penetrar en mi interior. Lucho con los buenos recuerdos porque muchas veces solo aparecen de vez en cuando, solo deseo que aparezcan de alguna forma y me saquen una sonrisa sincera.  Puesto que mis pobres sonrisas están aquí y mi corazón late lentamente. La ira, la culpa, los bostezos y la soledad se sientan a mi lado, no me quieren dejar ir.
Y cada día me canso de tener que fingir que no duele cuando la verdad duele porque me duele mucho fingir que estoy bien. Necesito que me entiendas un poco, entiendo lo que siento, lo que pienso y hago. Necesito un poco de tiempo para mí, porque tengo que aprender a amarme más.

Debo tratar de reconstruir un corazón que esté listo para empezar de nuevo pero sé que aunque quiera no estará totalmente restaurado, porque la mayoría sabemos que las lesiones que son muy graves suelen dejar secuelas, pero sé que voy a estar bien y sé que soy lo suficientemente buena y fuerte para volver a intentarlo
Tengo que ser quien era... porque no quiero volver a ser yo.

Por mucho que quiera olvidarlo, no puedo. Leí una vez que la memoria de los peces de colores dura únicamente cinco segundos. Les envidio. Mis recuerdos sobre esa tristeza… durarán toda la vida.

domingo, 9 de octubre de 2011

Inspiración.


Esa que nunca es olvidada y que es como la música a cualquier edad se disfruta y no se olvida… Esa que muchas veces la encuentro en un corazón en pedazos latiendo desesperadamente. La que siempre esta presa en la punta de mi pluma con la tinta casi a la mitad de una hoja marcada por las lágrimas que siempre se aglomeran en mis pupilas…Lagrimas que siempre surgen de los pensamientos frecuentes de que algo no va bien… A los ojos de un amor apasionado que no siente pasión por mí. Como una canción lenta, como la depresión, como una copa de vino a la mitad, como una hoja de papel que solo tiene frases garabateadas que sé que jamás serán escritas… Suspiro alzo los ojos y veo a mi inspiración esa que nunca se detiene ni en los días de lluvia porque para ella siempre brilla el sol…. Pero…. ¿Dónde está mi inspiración en los días en los que nada me inspira?...

 Me ahogo en las palabras y sin darme cuenta dejó de remar en sentido contrario.